jueves, 4 de agosto de 2011

Improvisando

Esta semana está viniendo cargadita de partidas, todo lo contrario que las anteriores: ayer nos juntamos de forma improvisada (oye, ¿qué estas haciendo? Nada, ¿y tú? ¿Tampoco? Juguemos!) Víctor, Raúl y yo para echar un ratito corto (90 minutos o así) y probar un par de los juegos misteriosos de Raúl.

El primero de ellos es todo una rareza, Medieval Mastery, un juego de luchas medievales autoproducido con pinta de ser una castaña gordísima:


Básicamente, tablero hexagonal modular, unos dados que representan a tus caballeros, un mazo de cartas para cada jugador y un objetivo claro: conquistar territorios. En cada turno reclutas 3 caballeros, usas algún objeto y mueves caballeros hacia un territorio (puedes atacar o reforzar un territorio que ya tengas). El primero que llegue a 13 puntos gana.


Resumiendo: un filler de darse tortas con unas reglas muy sencillas y que se juega muy rápido. Muy apropiado para empezar o terminar una tarde de juegos, con cualquier tipo de jugadores y en cualquier sitio porque no requiere mucho espacio para jugar. Por todo eso, y a pesar de su aspecto ramplón, entra en mi lista de futuribles de forma directa. En breve, reseña :-)


Tras terminar los palos, llegó la hora de cooperar, y aunque a Víctor los cooperativos no le hacen demasiada gracia, no dudo en decir que sí a probar el Yggdrasil, un juego al que le llevaba siguiendo la pista bastante tiempo gracias a los compis de 5 minutos por juego.


Otro éxito rotundo. Los entreturnos son muy rápido, y aunque el juego al principio es muy fácil, poco a poco se te empiezan a acumular los dioses y los marrones, sobre todo con el lobito dichoso (que no, no es el lobito bueno ese de la canción...), que te puede hacer perder un buen chorro de turnos como suba mucho de fuerza.

Luego en cada turno tienes bastantes opciones, y por supuesto que cada personaje tenga un poder especial le añade un pequeño extra de rejugabilidad. Ayer jugamos con las 6 cartas de avance doble y perdimos en el límite; quedaban 4 cartas para terminar, pero precisamente un avance doble acabó por reventarnos.


La verdad es que llevaba tiempo pensando en comprarme un cooperativo nuevo, y si no fuese por el Space Alert, creo que sería sin duda el elegido. Si queréis saber más sobre este fantástico juego, sólo os hacen falta 5 minutos.

Y eso fue todo. Poquito tiempo de juego, pero muy bien aprovechado. El viernes seguramente repitamos en casa de Raulete :-)

Saludos!

2 comentarios:

  1. Hummm, qué buena pinta tiene el Medieval Mastery. Tiene elementos de los que me encandilan; tortas, pique, corta duración, e incluso 6 jugadores! Me lo apunto... ¿dónde lo has pillao Raúl? y mejor aún ¿cómo leches has topao con dicho juego?

    ResponderEliminar
  2. Holas!!
    Pues resulta que ojeando por la BGG tope con ese juego. NO recuerdo muy bien quien decia que pero hablaba bien, de lo rapido que era y que picaba a mas partidas.
    Ademas con los componentes que trae se pueden jugar a la vez:
    3 partidas de 2 jugadores.
    2 partidas de 3 jugadores.
    1 partida de 2 y otra de 4.
    ((Ademas de 1 de cada cantidad de jugadores)) xD
    Si me da tiempo le sacare una reseñita uno de estos dias.
    El caso es que el tio lo vende por internet directamente.
    Si buscas encontraras su web. Yo tenia un dinerillo en Paypal de unas movidas con eBay y dije... ¡mio! xD jajajja.

    ResponderEliminar